Entendiendo la Dermatitis de Pasturas, también conocida como Envenenamiento por rocío

La conocemos por muchos nombres, incluyendo envenenamiento por rocío, rasguños y talón graso. Pero como sea que lo llames, la dermatitis de pasturas es un problema para los caballos en algunas partes del país. La dermatitis es simplemente una irritación de la piel causada por una reacción alérgica o algún contaminante externo. Comprender por qué la dermatitis ocurre en la región de la pastera y cómo un veterinario podría diagnosticar la causa para tratarla de manera más efectiva le ayudará a resolver el problema de manera más rápida y efectiva. La siguiente información del Centro de Diagnóstico de Enfermedades del Ganado del Colegio de Agricultura de la Universidad de Kentucky es cortesía de Lynne Cassone, DVM, patóloga veterinaria.

Las condiciones inflamatorias del pastún aparecerán con mayor frecuencia durante la temporada de verano. Pero como diagnóstico, la» dermatitis de pasturas » deja mucho que desear. Cuando esto solo se señala en un informe de biopsia, deja al médico y al cliente con poco conocimiento útil.

Otros nombres para esta afección, con apariencia clínica ligeramente variable, incluyen arañazos, fiebre del barro, talón engrasado, envenenamiento por rocío, uvas, cancro y pododermatitis verrugosa. Pero de nuevo, estos descriptores coloridos no indican la raíz del problema. Para ello, los patólogos se basan en una serie de modificadores que describen las variaciones histológicas (microscópicas) más sutiles sobre el tema de la «dermatitis» y, de igual importancia, en una historia detallada.

La piel que recubre el pastern no es inherentemente diferente de cualquier otro lugar del cuerpo (con la excepción de tener el cabello más largo, si no recortado). Como tal, la forma en que reacciona al insulto es bastante ordinaria: eritema (enrojecimiento), erosiones, ulceraciones y/o exudados serosos en la fase aguda de la inflamación. El exudado purulento (similar al pus) y el tejido de granulación se forman con un insulto más prolongado, y fibrosis (cicatrización), engrosamiento epidérmico e hiperqueratosis (escamas, cornificación) en casos crónicos. El pasto, sin embargo, está calificado de manera única para desarrollar enfermedades cutáneas severas, persistentes y refractarias debido a su ubicación y exposición a la suciedad, materia fecal, humedad persistente, irritantes químicos, rayos ultravioleta y traumatismos directos (rastrojos de plantas, rocas, extralimitación/interferencia). Las razas de tiro son más susceptibles a la enfermedad de la piel de los pastizales debido a las plumas pesadas y posiblemente a factores genéticos.

Los veterinarios utilizan rutinariamente citología interna, raspados de piel, examen microscópico directo de pelos, cultivos de hongos y recuentos sanguíneos completos en sus exámenes de diagnóstico para casos complejos de piel como la dermatitis de pastera. En casos de gravedad aguda o casos que no responden al tratamiento, las biopsias ofrecen una visión directa del proceso de la enfermedad y pueden llevar a un diagnóstico definitivo. Sin embargo, la histopatología de las lesiones inflamatorias solo es útil cuando se interpreta a la luz de la historia clínica y el aspecto macroscópico de las lesiones. Para maximizar la utilidad de una biopsia, es extremadamente importante tomar muestras suficientemente grandes (punzón de 6 mm) y múltiples de lesiones activas. También es fundamental proporcionar una descripción detallada, la historia clínica, una visión general del entorno del animal, la dieta, el historial de vacunación y la salud general del rebaño, así como fotografías digitales de buena calidad.

Mientras que el tratamiento obviamente dependerá en gran medida del diagnóstico, algunos principios básicos son:

  • Mantenga el área limpia y seca.
  • Monitoree y gestione cualquier signo de tejido de granulación exuberante (carne orgullosa).
  • Revise los otros pies y piernas con regularidad para controlar la propagación de cualquier enfermedad.
  • Si la piel parece estar seca y agrietada, los emolientes a base de aceite o los ungüentos antimicrobianos pueden ayudar a reducir las fisuras y las infecciones secundarias.

La dermatitis de pastera puede ser una condición debilitante para los caballos. Un diagnóstico correcto temprano en el curso de la enfermedad puede acelerar en gran medida su resolución, y la mayoría de los caballos volverán a funcionar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.