Factores de Riesgo para la Enfermedad Degenerativa del Disco y Consejos de Prevención

La columna vertebral desempeña un papel clave en el apoyo y la protección de nuestros cuerpos. Desafortunadamente, como el resto de nuestro cuerpo, sufre de desgaste. Esto es especialmente cierto para los discos espinales.

Entre cada vértebra espinal descansa un disco protector. Estos discos intervertebrales actúan como amortiguadores y protegen la médula espinal. También contribuyen al movimiento y flexibilidad de la columna vertebral.

Los discos espinales tienen dos partes principales. La capa interna (o núcleo pulposo) contiene un líquido similar a un gel que ayuda a absorber el choque. La capa externa (o anillo fibroso) rodea el núcleo pulposo. Está hecho de un cartílago fibroso fuerte que da estructura al disco. Un fibroso anular sano evita que la capa interna se escape del disco. También distribuye la presión durante los movimientos del cuerpo.

A medida que envejecemos, estos discos tienden a debilitarse y dañarse, un proceso conocido como degeneración del disco.

¿Qué es la Enfermedad Degenerativa del Disco?

La enfermedad degenerativa del disco implica el desgaste natural de los discos intervertebrales. Ocurre con mayor frecuencia en el cuello o en la parte baja de la espalda. A medida que envejecemos, el cartílago de estos discos comienza a degradarse. Esto hace que su contenido de agua y proteínas disminuya. A medida que los discos comienzan a encogerse, el espacio reducido entre las vértebras puede causar dolor y otros síntomas.

El encogimiento del disco causa inestabilidad en los músculos, ligamentos y articulaciones circundantes. Se necesita tiempo para que la columna vertebral se ajuste al disco dañado. El período de ajuste generalmente implica malestar de bajo a moderado con brotes ocasionales de dolor más intenso. Con el tiempo, el área de la columna vertebral comienza a estabilizarse y los síntomas disminuyen.

Síntomas de la Enfermedad Degenerativa del disco

Los síntomas de esta afección varían según la ubicación y la gravedad del disco dañado. Algunos con esta afección pueden no experimentar ningún síntoma. Otros pueden tener dolor intenso, así como problemas neurológicos. Los síntomas a menudo ocurren cuando hay inestabilidad en la columna vertebral, irritación de una raíz nerviosa o tensión muscular en el área.

Los síntomas comunes incluyen:

  • Dolor continuo en el área afectada
  • «brotes» de dolor ocasionales más intensos que duran varios días o semanas
  • Dolor o espasmos musculares
  • Dolor agudo, punzante o radiante
  • Dolor reducido al cambiar de posición

Los síntomas de la enfermedad degenerativa del disco en el cuello incluyen:

  • Rigidez en el cuello
  • Dolor en el cuello que se irradia a los brazos y las manos
  • Disminución del rango de movimiento en el cuello
  • Entumecimiento y hormigueo en los dedos y las manos
  • Aumento del dolor al mirar hacia abajo durante demasiado tiempo

la enfermedad degenerativa del disco en la parte baja de la espalda incluye:

  • Dolor en la parte baja de la espalda, los muslos o las nalgas
  • Sensibilidad en la espalda
  • Dolor que empeora al sentarse y disminuye al caminar o moverse
  • Malestar al levantar, doblar o torcer
  • Sensación de inestabilidad o debilidad repentina en la espalda durante movimientos rápidos
  • Debilidad en los músculos de las piernas

Otras preocupaciones relacionadas con la enfermedad degenerativa del disco incluyen:

  • Se puede desarrollar inflamación dolorosa cuando las proteínas del disco entran en contacto con otras estructuras espinales cercanas.
  • La degeneración del disco puede llevar a estenosis espinal, osteoartritis y nervios pellizcados.
  • Un disco dañado es más propenso a protuberancias o hernias, lo que puede ejercer presión sobre la médula espinal o las raíces nerviosas.

7 Factores de riesgo para la Enfermedad Degenerativa del Disco

Al comprender algunos de los factores de riesgo, es posible que pueda ralentizar el proceso degenerativo.

  1. Envejecimiento: Los discos degenerativos son una parte natural del proceso de envejecimiento. Con el tiempo, todos experimentamos varios niveles de degeneración del disco.
  2. Historia familiar & Genética: Aquellos que tienen padres u otros miembros de la familia con dolor de espalda o enfermedad degenerativa del disco tienen una probabilidad significativamente mayor de desarrollar esta afección.
  3. Fumar: La nicotina y otros productos químicos peligrosos presentes en el humo del tabaco impiden que los discos absorban los nutrientes esenciales de la sangre. Esto puede secar los discos e incluso aumentar las posibilidades de una hernia de disco, cuando la capa interna se rompe a través de la capa externa del disco.
  4. Estilo de vida sedentario: Las personas inactivas tienden a tener más dolor de espalda. Estar sentado durante mucho tiempo puede ejercer tensión en la parte baja de la espalda y en los discos de la columna vertebral. Además, un núcleo débil, los músculos abdominales y de la parte inferior de la espalda, proporciona menos apoyo a la columna vertebral.
  5. Obesidad: El peso corporal adicional a menudo ejerce estrés en la columna vertebral, la espalda y la pelvis, lo que desencadena dolor de espalda. Además, el peso adicional desplaza la pelvis hacia adelante, lo que hace que la columna vertebral se curve de manera anormal. Esta tensión añadida y la postura incómoda pueden dañar los discos.
  6. Ocupaciones & Actividades de ocio: Las carreras que implican trabajo manual pesado, como levantar y tirar, pueden desgastar los discos. Además, los discos dañados son comunes para aquellos que participan en deportes donde hay mucho estrés en la columna vertebral. Estas actividades incluyen correr, fútbol, hockey y lucha libre. Los impactos repetidos en la columna vertebral pueden causar un desgarro anular (daño a la capa externa del disco) que acelera el proceso degenerativo.
  7. Lesión traumática: Una vez que un disco se lesiona debido a una caída, impacto o accidente, el suministro de sangre que conduce al disco a menudo se ve comprometido. Esto ralentiza la entrega de nutrientes esenciales y oxígeno a los tejidos dañados. Las lesiones pueden hacer que un disco se desgaste con relativa rapidez.

¿Cómo Se Puede Prevenir La Enfermedad Degenerativa Del Disco?

Si bien hay algunos factores que no puedes controlar, como la genética y la edad, hay algunas cosas que puedes hacer para proteger y preservar tus discos. Uno de los cambios más grandes que podría hacer es dejar de fumar. Aparte de la genética y la edad, este es uno de los principales factores que contribuyen a la enfermedad degenerativa del disco.

Además, llevar un estilo de vida saludable puede afectar positivamente a la columna vertebral. Los buenos hábitos alimenticios, incluido el consumo de muchas frutas y verduras, proporcionan al cuerpo, y a sus discos, los nutrientes necesarios. Además, puede evitar los fondos procesados o basura, que tienden a fomentar la inflamación.

Dado que su columna depende del apoyo de músculos y tejidos blandos sanos, asegúrese de reservar tiempo para hacer ejercicio. Esto ayuda a fortalecer grupos musculares importantes, dando soporte y flexibilidad a la columna vertebral. Considere la posibilidad de probar una rutina de yoga o pilates para mejorar la fuerza central y la estabilidad de la columna vertebral.

Si su trabajo o actividades de ocio implican actividades que ejercen un exceso de estrés en la columna vertebral, asegúrese de usar el equipo de seguridad y las técnicas de movimiento adecuadas. Si experimenta dolor de cuello o espalda, consulte con un fisioterapeuta o un profesional de la medicina deportiva para obtener información sobre cómo puede proteger su columna vertebral.

Buscar tratamiento Puede Ayudar a Reducir los Síntomas

Si el dolor de la enfermedad degenerativa del disco lo está alejando de la vida que desea vivir, es posible que desee programar una cita con un médico ortopédico. Él o ella puede evaluar su afección y determinar los mejores tratamientos para el control del dolor y la salud de la columna vertebral.

Nuestros expertos en columna vertebral de NJ Spine & Orthopedic echarán un vistazo gratis a cualquier resonancia magnética anterior y escucharán sus preocupaciones sobre el dolor. Nuestro dedicado equipo encontrará los tratamientos más adecuados para ayudarle a recuperar su vida. Si necesita cirugía, nuestras técnicas mínimamente invasivas reducirán su dolor y acortarán sus tiempos de recuperación. Esto te ayudará a volver a la vida que quieres vivir. Para obtener más información sobre la enfermedad degenerativa del disco, programe una cita hoy mismo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.